viernes, 13 de diciembre de 2013

CURIOSIDADES

LOS CUBIERTOS Y EL SABOR DE LA COMIDA
Un estudio en el Reino Unido, determina que la comida sabe diferente, de acuerdo con los utensilios que usamos para ingerirla. Este estudio hecho en la Universidad de Oxford revela que la forma, tamaño, diseño y estética de los cubiertos que usamos influyen a la hora de comer. Cambiando y modificando el sabor de los alimentos. “Mientras que la ciencia y la tecnología alimentaria se han focalizado, principalmente, en los atributos sensoriales de la comida, la neurociencia cognitiva ha demostrado también la influencia que los cambios en la vajilla pueden generar sobre el gusto y el sabor”, explican en la revista FLAVOUR, donde se publicó la investigación.  

Se hicieron tres experimentos con un grupo de 100 estudiantes.
El primero se basó en el peso de los cubiertos y consistió en probar un mismo yogurt con tres tipos de cucharas: una de té, una sopera y una de plástico.
El segundo buscó indagar si los tonos influían: hicieron degustaciones con cucharas de cinco tonalidades y yogures de dos sabores.
El último consistió en analizar si la forma del cubierto modificaba el sabor de una porción de queso.
Tras hacer los análisis, los investigadores llegaron a estos resultados:
* El queso tiene un sabor más salado cuando lo comemos con cuchillo en vez de con tenedor,  cuchara o palillos.
* El yogur es más sabroso si lo comemos con una cuchara blanca de plástico. Acá influye el contraste de colores: la cuchara blanca lo hace parecer más dulce que una oscura.
* Un postre se siente más dulce cuando lo probamos con una cuchara pequeña. Es porque el peso de la vajilla confirma nuestras expectativas: solemos asociar a los postres con los cubiertos chicos.
Los investigadores notaron también que si, el peso de los cubiertos confirma nuestras expectativas, esto también influye en el sabor. El contraste de colores también es un factor importante.

La forma en la que experimentamos la comida es multisensorial. Están involucrados el gusto, la sensación de la comida en nuestra boca, el aroma y el deleite de nuestros ojos. Los resultados de esta investigación apoyan estudios previos que apuntan a la influencia de la vajilla en nuestra percepción de los alimentos y las bebidas.
Estos estudios señalan, entre otras cosas, que la gente tiende a comer menos cuando se le sirve la comida en platos pequeños. El trabajo de los investigadores de Oxford puede servir de ayuda a las personas que están a dieta y contribuir a mejorar nuestra experiencia gastronómica en los restaurantes. "Se trata mucho más que de la comida que está en el plato".

Si alguna vez lo tildaron de caprichoso por insistir en comer el postre con su cuchara favorita, un nuevo estudio demuestra que su comportamiento, lejos de ser un capricho, obedece a un principio del que hasta el momento se sabía poco: la comida nos sabe diferente según los cubiertos que usemos para comerla.
Las vajillas blancas, sin muchos diseños ayudan a que la comida sea más apetecible, porque esta, resalta en el plato, comer un postre con cuchara pequeña ayuda a que lo degustemos mejor.
Las emociones también juegan un papel importante, no sabe igual un bocado ofrecido por una persona especial que uno que se come por insistencia.

Así que la próxima vez que un plato le sepa desabrido, antes de criticar al cocinero o echarle kilos de sal, ¡pruebe cambiar de cubiertos!