viernes, 4 de diciembre de 2015

NOS PREGUNTAS…..TE CONTESTAMOS

¿Cuáles son los métodos más seguros para cocinar la carne?
Cocinar a altas temperaturas o con la comida en contacto directo con una llama o una superficie caliente, como la parrilla o a la  sartén, produce más de ciertos tipos de químicos cancerígenos (como los hidrocarburos aromáticos poli cíclicos y las aminas aromáticas heterocíclicas). Sin embargo, no hay suficientes datos para que el Grupo de Trabajo del CIIC llegara a una conclusión sobre si el modo en que la carne es cocinada afecta el riesgo de cáncer.

¿Cuántos estudios se evaluaron?
El Grupo de Trabajo del Centro de Internacional de Investigación sobre el Cáncer (CIIC) consideró más de 800 estudios diferentes sobre el cáncer en los seres humanos (algunos estudios proporcionaron datos sobre los dos tipos de carne; en total más de 700 estudios epidemiológicos proporcionaron datos sobre la carne roja y más de 400 sobre carne procesada).

¿Cuántos expertos participaron en la evaluación?
El Grupo de Trabajo del Centro de Internacional de Investigación sobre el Cáncer (CIIC), fue conformado por 22 expertos procedentes de 10 países.

¿Por qué el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) eligió para evaluar la carne roja y la carne procesada?
Un comité asesor internacional que se reunió en 2014 recomendó que la carne roja y la carne procesada fueran consideradas de alta prioridad para su evaluación por el Programa de Monografías del CIIC. Esta recomendación se basó en estudios epidemiológicos que sugerían que los pequeños aumentos en el riesgo de varios tipos de cáncer podían estar asociados con un alto consumo de carne roja o de carne procesada.
Aunque estos riesgos son pequeños, para la salud pública podrían ser importantes dado que muchas personas en el mundo comen carne y el consumo de carne está aumentando en los países de ingresos bajos y medianos. Pese a que algunas agencias de salud ya recomiendan limitar la ingesta de carne, estas recomendaciones están dirigidas principalmente a reducir el riesgo de otras enfermedades. Con esto en mente, es importante para el CIIC proporcionar evidencia científica autorizada sobre los riesgos de cáncer asociados con el consumo de carne roja y de carne procesada.

¿Se puede comparar el riesgo de comer carne roja con el riesgo de comer carne procesada?
El anuncio de la OMS ha dado mucho que hablar. Según el estudio de estos expertos, "cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%".
Estos hallazgos apoyan aún más las actuales recomendaciones de salud pública acerca de limitar el consumo de carne. Y al mismo tiempo matiza: "La carne roja tiene un valor nutricional”. Por lo tanto, estos resultados son importantes para permitir a los gobiernos y a las agencias reguladoras internacionales realizar evaluaciones de riesgo, a fin de equilibrar los riesgos y beneficios de consumir carne roja y carne procesada, y poder brindar las mejores recomendaciones dietéticas posibles.
Y es que si nos paramos a pensar, en realidad, el informe no hace más que apoyar algo que vienen defendiendo la mayoría de los expertos en nutrición, es decir, que en general, consumimos demasiada carne y debemos introducir en nuestra dieta más frutas, verduras y pescado para poder llevar una alimentación equilibrada y sin riesgos para nuestra salud.
Según el informe de la OMS consumir en exceso carne roja o carne procesada conlleva el riesgo de padecer cáncer colorrectal, ¿hasta qué punto esto es cierto?
Efectivamente, el consumo EXCESIVO de carne roja en la dieta puede provocar cáncer de colon, pero no supone el único factor, debe haber una predisposición genética y, además, una mala alimentación en general, deficitaria en frutas y verduras y alta en alimentos ricos en grasas.