miércoles, 16 de diciembre de 2015

LOS DIEZ MANDAMIENTOS PARA PERDER PESO

En estas épocas del año empezamos con los planes de adelgazamiento, seguro que hay que perder kilos y lo queremos rápido, las prisas a la hora de adelgazar, son perjudiciales para nuestra salud. Se recomienda que la pérdida de peso sea progresiva, para no sufrir del efecto rebote,
1.- No abandones: Este es sin duda el mandamiento más importante. A la hora de iniciar una dieta de adelgazamiento hay que ser constante, mantener una actitud positiva e incorporar estos hábitos saludables a nuestra dieta cotidiana. El cambio de nuestros hábitos debe ser paulatino, de lo contrario, lo más seguro es que fracasemos en nuestros propósitos.
2.- No te saltes ninguna comida y planifícalas: La planificación garantiza comidas equilibradas y evita caer en opciones improvisadas como platos pre cocinados.
Mantener los  horarios nos ayuda a no sucumbir en el picoteo innecesario y poco saludable. Dejar de comer no nos ayuda a mantener la línea. Se recomienda comer 5 veces al día con especial atención al desayuno, que debe ser el más completo de nuestros platos (con cereales, lácteos y fruta).
3.- Hidrátate: La hidratación es fundamental en cualquier época del año, nos ayuda en el proceso de pérdida de peso, porque del agua depende  el correcto funcionamiento de nuestro organismo y  a la vez  elimina toxinas. Lo ideal es tomar en torno a dos litros de agua, aunque los zumos y las infusiones también suman en una buena hidratación. Lleva una botella de agua siempre y si no te gusta el sabor propio del agua, añádele trozos de frutas que le den un ligero sabor y la hagan más apetecible.
4.- Dedícale tiempo al sueño: Los expertos recomiendan dormir un mínimo de 7 horas diarias. La falta de sueño influye negativamente en el correcto funcionamiento del organismo y, como consecuencia, hará que no consigamos adelgazar e incluso que aumentemos de peso.
5.- Vigila las cantidades: Sobre todo cuando comas fuera de casa. Por muy sano que sea nuestro menú, de nada nos servirá si comemos en cantidades desproporcionadas.
6.- Come siempre en el plato y sentado: Los alimentos hay que saborearlos y disfrutarlos para que a nuestro cerebro le dé tiempo de asimilar que hemos comido y, de esa manera, nos sintamos satisfechos. Comer delante de un aparato electrónico o de pie hace que nos saciemos menos y, por consiguiente, que comamos más de la cuenta o menos saludable.
7.- Los refrescos, mejor light: No, no hace falta que dejes de tomar refrescos o alcohol (aunque deberías limitar su ingesta) pero es mejor si tomas las versiones menos azucaradas y las sin alcohol.
8.- Intenta compensar siempre los excesos: Si un día te pasas o te das un capricho (que no debes privarte, para que tu dieta sea más llevadera) pero eso si al día siguiente compénsalo comiendo más ligero o realizando algún tipo de actividad física.
9.- Y entre horas: Lo mejor es comer algo cada dos horas y de esta forma no sentiremos ese deseo de picoteo, que es otro de los grandes culpables en el aumento de peso. Y, además, no hace falta esperar a tener hambre. Que la comida sea casera y además poco triturada, esto aumenta la masticación y a su vez la saciedad. Algunos ejemplos son: yogur, manzanas o peras con piel cocinada al microondas con trocitos de limón, canela y pasas o cereales de avena con queso fresco.
10.-Muévete: Practica algún tipo de actividad física. Camina a un ritmo movido al menos 30 minutos al día, refréscate en la piscina al mismo tiempo que haces unos largos, apúntate a alguna actividad grupal que te motive o ejercítate desde casa con vídeos.
Si cumples estos diez mandamientos, verás que tu cuerpo te lo agradece, No lo dejes para empezar mañana o el lunes como decimos a veces.
Atrévete, Incluye estos buenos hábitos en tu día a día