miércoles, 8 de octubre de 2014

SABIAS QUE

Más del 80% de los adolescentes del mundo son sedentarios.  
La implementación de ejercicios de forma consistente en los planes de estudio resulta prioritaria para inculcar hábitos saludables y en consecuencia frenar el avance de las enfermedades ligadas al sobrepeso. Los médicos, destacaron la importancia de promover la actividad física desde las políticas públicas, en los programas educativos y de promoción de la salud.
Michael Pratt, asesor de Salud Global del Centro Nacional de Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud de Estados Unidos. Destacó que "resulta prioritario inculcar en los niños y jóvenes el hábito de la actividad física".
Por su parte, Margo Mountjoy, investigadora del Centro de Salud y Rendimiento de la Universidad de Guelph, (Canadá) destacó que la actividad física es tan importante como una buena nutrición para lograr el desarrollo integral de los niños.
La obesidad es un desorden de aprendizaje que se puede revertir mediante los estímulos adecuados, pues las personas son capaces de aprender o desaprender conductas que afectan su salud, Está demostrado que la actividad física aumenta la estabilidad eléctrica del corazón y disminuye la demanda de oxígeno, al tiempo que mejora la función miocárdica y mantiene el aporte de oxígeno al corazón; y además mejora la tolerancia a la glucosa, disminuye la tensión arterial y controla el peso corporal. Por el contrario, el sedentarismo es tan perjudicial como fumar.

La riqueza del cacao
Cuando compramos una barra de chocolate, es difícil evitar la situación culposa. Ya sea por las calorías, la grasa o el azúcar que adivinamos tiene, sobrevive en nosotros la idea que se trata de un gusto exclusivo para el paladar mas no para nuestro organismo.
Este consenso responde al mal hábito  que tenemos los consumidores de elegir los chocolates más dulces y menos nutritivos, como el chocolate de leche o el blanco. Estos productos tienen porcentajes mínimos de cacao y altos niveles de azúcar. En el caso del chocolate de leche algunas proteínas presentes en los lácteos inhiben la absorción de sus componentes más beneficiosos. Uno de los aportes de este alimento es su contenido de sustancias antioxidantes como flavonoides, polifenoles y fitoalexinas, que evitan  la oxidación de nuestras células y previenen enfermedades cardiovasculares, padecimientos propios del envejecimiento como  la arterioesclerosis y enfermedades degenerativas.
Sin embargo la eficacia de estas sustancias depende en gran medida del porcentaje de cacao presente en las barras de chocolate. Las leyes internacionales establecen un mínimo de 35% de cacao para que se califique como chocolate bitter, lo más recomendable es preferir las variedades con 60 o 70%. Considere que el porcentaje restante es completado con azúcar, así que lo ideal es elegir barras endulzadas con edulcorantes naturales como la stevia.
Dicho esto y al igual que con los otros alimentos los excesos deben  evitarse. De no hacerlo,  pondrá en riesgo su salud. Una barra a la semana es la porción adecuada.

El consumo de agua mineral con gas
Un estudio que acaba de realizar el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) a través de su Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN), concluye: que el consumo de agua mineral con gas protege de forma activa contra la hipertensión arterial..
El estudio en cuestión concluye que "consumida como parte de la dieta habitual, el agua mineral natural carbónica reduce varios marcadores de riesgo cardiovascular sin elevar la presión arterial". Esto se produce porque la ingesta de agua mineral con gas reduce las concentraciones de aldosterona en hombres y mujeres sanas, tanto si el consumo se realiza con alimentos (durante las comidas) o sin ellos. 

La aldosterona es una hormona esteroide que actúa en la conservación del sodio secretando potasio e incrementando la presión sanguínea. La inhibición parcial de esta hormona después de la ingesta de agua mineral con gas, produce  efectos beneficiosos para la salud. Para realizar el estudio se practicó un ensayo postprandial cruzado, aleatorizado y controlado de 4 vías (técnicamente el mejor y el más aceptado por la comunidad científica internacional) en el que han participado 74 individuos jóvenes y adultos sanos normo tensos con riesgo cardiovascular moderado y mujeres postmenopáusicas. Los resultados de estos estudios también indican un descenso  del índice de riesgo cardiovascular, del colesterol total, del LDL hasta un 15%  y de los niveles de triglicéridos y un aumento de la fracción de HDL.